Cuidados de los Implantes dentales

Los Implantes Dentales son dispositivos odontológicos especialmente diseñados y adaptados a su boca, que tienen la finalidad de suplir un espacio previamente ocupado por una pieza dental. Estos están fabricados para rendir hasta más de 25 años, pero siempre va a depender del cuidado que tengamos.

A pesar de ser de materiales resistentes, como el titanio o el zirconio, pueden surgir complicaciones a largo plazo que debilitarían la unión entre el dispositivo y el hueso. No sólo por falta de higiene, lo cual promueve infecciones importantes, sino también por enfermedades basales como la osteoporosis.

Tipos de cuidado con los implantes

Cuidar los implantes dentales depende casi por completo de usted. Analicemos algunos de los tips y trucos para mantenerlos siempre como nuevos, desde el momento en que se los colocan.

  1. Comida y Cirugía

Justo después de la cirugía es importante que restrinjas tu dieta, es decir, no comas nada. Esto debe durar al menos dos horas, aunque tu especialista será el encargado de pautar ese tiempo. Posteriormente, puedes iniciar con una dieta a base de papillas y alimentos blandos, también llena de jugos, especialmente si son fríos.

Lo más importante es que durante los primeros días, mastiques sobre el sitio contrario al lugar de la implantación, para darle tiempo al hueso de que se integre con el implante, y que no lo movamos de su posición.

Evita cualquier tipo de comida que sea muy fibrosa, o con contenido pegajoso, como los dulces. Es necesario que durante esas primeras horas tengas especial cuidado con tu implante. Luego de que transcurran unas semanas, que se solidifique la unión entre el hueso y el implante, podrás hacer todo con total y absoluta normalidad.

  1. Enjuagues

Hay muchos tipos de enjuagues, así que asegúrate que tu especialista te recomiende cual es el indicado para ti. Esta es una pieza fundamental en el cuidado de tus implantes -y de tus dientes en general. Lo importante es que sepas que el primer día, luego de la colocación, no deberías usarlo. Lo normal es que se fomente su uso posterior a las 24h de la implantación, para evitar lesiones.

  1. Cepillado

Las recomendaciones varían según los especialistas. Algunos afirman que lo correcto es usar cepillos pequeños, llamados interproximales, que puedan alcanzar esos lugares que quizás los cepillos convencionales no pueden.

Sin embargo, lo correcto es que mantengas una apropiada higiene bucal siempre, independientemente del tipo de cepillo que estés utilizando. Debes intentar proteger toda tu boca, no sólo el sitio del implante.

El mismo día de la cirugía, por supuesto, evita cepillarte en general. Al día siguiente, puedes intentarlo, pero omitiendo la zona donde se colocó el implante dental y las que están inmediatamente aledañas a el.

Es probable que su especialista, como tratamiento complementario, le indique el uso de irrigadores bucales. Estos son dispositivos especiales que ayudan a combatir la placa bacteriana de manera eficiente.

  1. ¿Inflamación?

Es normal que, durante el periodo postoperatorio y a pesar de que se le hayan indicado antiinflamatorios, usted perciba algo de inflamación sobre la región que se intervino. Para los síntomas, aplique hielo en compresas sobre la mejilla donde se realizó la implantación.

Algo importante que debe saber es que es atípico que esta inflamación se extienda más allá de las 72h, por lo que, si sucede, consulte a su especialista cuanto antes. Es necesario también recalcar que los procesos inflamatorios sobre la región contigua al implante, luego de algún tiempo de realizado el procedimiento, es totalmente anormal, por lo que también debe consultar al especialista.

Los procesos infecciosos también pueden ser origen de inflamación. Estos se presentan como aumento de volumen, aumento de la vascularización, calor local y fiebre. Si usted está experimentando alguno de esos síntomas es importante que consulte a su especialista. Las infecciones son capaces de dañar la integración entre el diente y el hueso, por lo que deben ser tratadas con prontitud.

  1. Sangrado como signo de alerta

Durante el periodo postquirúrgico, se le indican algunas medidas importantes que debe tener en mente para evitar el sangrado. Algunas de ellas son elevar la cabeza, evitar la presión fuerte o levantar bastante peso y dormir en posición semisentada -al menos durante los primeros días.

Es normal que en inicio sangre un poco sobre la zona incidida, sin embargo, no debería ser muy profuso o abundante. Si el sangrado persiste luego de 48 horas de la intervención, mejor consulte con su especialista.

Puede utilizar gasas estériles para aplacar la hemorragia, sosténgalas con su propia mordida en el sitio o haga presión durante al menos 5 minutos con sus manos. No haga presión con su mordida, es sólo para mantenerla en el lugar.

Con el paso del tiempo, cualquier sangrado en esa zona puede reflejar enfermedades periodontales, infecciones locales u otras alteraciones que deben ser consultadas con su especialista.