Tipos de implantes dentales

Los implantes dentales, sin duda alguna, pueden definirse como la solución definitiva cuando hablamos de sustituir una pérdida. De hecho, son uno de los dispositivos más usados actualmente, con mejor tasa de éxito y mayor probabilidad de satisfacción.

Sin embargo, los implantes dentales pueden tener muchas características diferentes y métodos de aplicación distintos, debido a que son altamente personalizados con la única finalidad de satisfacerlo a usted.

Por esto, gracias al gran número de implantes que existen, se crearon muchas clasificaciones dependiendo del tipo de material que se usara, las conexiones, la forma del implante, el método de integración, etc.

Clasificación de los implantes dentales

Hablemos de cada uno de esos tipos de implantes, y de las diversas opciones que tiene para escoger.

Según su composición

En el mundo de la medicina el titanio es uno de los materiales más importantes, sin embargo, en la odontología hay otro muy popular como el Zirconio. Ambos pueden ser usados para los implantes dentales y tienen características diferentes.

  1. Zirconio

Tal vez uno de los menos conocidos por el público en general. Este es un material de origen cerámico, muy duro y resistente, el cual es frecuentemente usado para otros aparatos de uso odontológico. Cuando un paciente es alérgico al titanio, esta es la elección.

Dentro de las muchas propiedades del Zirconio, una de ellas -y quizás de las mejores- es que impide la formación de placa a su alrededor. Esto lo hace un excelente recurso para evitar las infecciones aledañas y la peri-implantitis, una de las complicaciones más frecuentes, que obliga a la extracción del implante.

 

  1. Titanio

El titanio es uno de los materiales más resistentes y duraderos usados en la medicina. Su característica más importante, el cual lo hace un material ideal, es la gran compatibilidad que tiene con los tejidos biológicos, los cuales no generan reacciones de rechazo hacia el.

Una de las características más importantes es que el titanio suele integrarse muy bien al tejido óseo, sin mayores complicaciones. Por lo que en pocas semanas ya tendrá un diente perfectamente alineado con sus huesos, de seguir las recomendaciones ideales.

 

Según su forma de colocación

Los tipos de implantes dentales difieren en su forma de colocación o instalación en los maxilares:

  1. Implantes Endo-óseos

Este es el modo más difundido para colocarlos. Primero se crea un espacio dentro del hueso donde se colocará la base del implante, o el implante como tal. Posteriormente, luego de unos días, se procederá a colocar la prótesis del implante. Todo esto para fomentar la osteointegración apropiada, y asegurarnos que no existan otras complicaciones.

  1. Yuxta-óseos o Subperiósticos

No todos los pacientes tienen huesos apropiados para la colocación de los implantes endo-óseos, es por eso que se desarrolló este técnica que consiste en la colocación de un marco subperióstico para que sirva de soporte para las piezas protésicas.

Con el paso del tiempo, este tipo de dispositivos está quedando en desuso. Usualmente es complicado que se integre apropiadamente al hueso, debido al tipo de colocación. Además, requieren de intervenciones mucho más largas y amplias, que comprometan mayor cantidad de tejido, por lo que el periodo de recuperación y las complicaciones son mayores.

 

Según su forma de rehabilitación

  1. Colocación en dos Fases

Así es como funciona la mayoría de procedimientos. Esta es la técnica de los endo-óseos por excelencia. Se basa en una parte inicial, donde solo se coloca la base, para asegurarnos que no existan complicaciones y esté en posición. Posteriormente, solo se coloca la prótesis.

  1. Implantes de Carga Inmediata

En este caso, a diferencia del anterior, se colocan todos las piezas en la misma intervención. No es una tarea sencilla, a pesar de que es lo que muchos prefieren. Involucra una serie de riesgos que deben ser descartados previamente, sin embargo, la tasa de éxito sigue siendo alta.

Hace falta una gran cantidad de factores para poder realizar este procedimiento. Debemos estar conscientes de que usted está en buenas condiciones como para soportar la cirugía y que no exista ninguna complicación. Algunos de los datos que orientaría serían gran higiene bucal, ningún tipo de infección cercana, buen rango etario, ausencia de complicaciones basales, etc.

Según su conexión

Es decir según la forma como se conecta el implante al resto de los accesorios protésicos:

  1. Hexágono Interno:

    El implante en sí un reborde interno hexagonal, con la abertura en la parte superior o la cabeza; es allí donde se fija la prótesis. Este tipo de diseño ha sido considerado durante mucho tiempo como una de las variantes más estables.

  2. Hexágono externo:

    Este tiene un reborde hexagonal que sobresale del implante. Está diseñado para acoplarse a la prótesis. Sin embargo, están casi en desuso porque se comprobó que son menos estables y estéticos.

  3. Octágono interno:

    Son una variante de los hexagonales con una conformación más sólida y estable. Son los más nuevos y mejores en el mercado.